UTENSILIOS PARA SACARLE EL MÁXIMO PARTIDO A LA TRUFA NEGRA

Si te has iniciado en el apasionante mundo de la trufa negra, seguro que te interesa saber qué necesitas en casa para optimizar el uso del diamante negro de la gastronomía. Toma nota de los utensilios truferos que existen en el mercado.

Cepillo limpiador

La trufa crece bajo tierra, así que no te extrañe encontrar restos en la superficie exterior de este hongo. Con un cepillo pequeño de uso exclusivo para esta tarea te ayudará a retirar la tierra de la trufa negra. Pero si lo que quieres es ir directo al grano, Montruffles es perfecto para ti ya que es una empresa especializada en el envío a domicilio de trufas negras listas para su consumo.

rallador-trufa

Rallador

La trufa crece bajo tierra, así que no te extrañe encontrar restos en la superficie exterior de este hongo. Con un cepillo pequeño de uso exclusivo para esta tarea te ayudará a retirar la tierra de la trufa negra. Pero si lo que quieres es ir directo al grano, Montruffles es perfecto para ti ya que es una empresa especializada en el envío a domicilio de trufas negras listas para su consumo.

mandolina

Laminador o mandolina

Para los que prefieren dar un mayor protagonismo a la Tuber Melanosporum en el acabado y presentación, el instrumento trufero perfecto es un laminador o mandolina. Lo ideal es usarlo con trufa fresca. Normalmente, los laminadores incluyen una rosca para regular el grosor y conseguir láminas de trufa negra desde unos 0,3 hasta unos 3 milímetros. ¿A qué puedes visualizar la trufa negra laminada sobre una tosta o coronando un guiso de caza?

campana

Campana de exposición

Si planeas una cena con trufa negra como invitada sorpresa, qué menos que presentarla como se merece. Por ejemplo, con una campana de cristal que permita a tus invitados observar la Tuber Melanosporum y que esta no pierda su aroma. En el mercado existen distintas modalidades, desde la clásica campana tipo quesera hasta otras pensadas específicamente como expositor de trufa negra, integradas en tablas de madera para depositar las láminas de trufa. Eso sí, lo aconsejable es reservar este utensilio trufero para ocasiones en las que tengas intención de consumir la trufa completa. Si no, lo mejor será que sólo emplees la trufa que necesites y congeles el resto; así podrás usarla más adelante ya que se conserva durante casi un año en el congelador y puede rallarse directamente sin descongelar

Sobre Montruffles